sábado, 14 de noviembre de 2015

Rock andaluz "por debajo" del underground

Este artículo lo escribí por encargo para una nueva revista de música y cultura que sacó su primer número en Mayo de este año y va a publicar el segundo en breve (o ya está publicado). Fui el primer autor en entregar el trabajo. Pero no lo sacaron alegando que lo dejaban para el segundo número. 
Tampoco lo han usado en el segundo número, esta vez alegando que "no estaba bien editado y le falta calidad".
Pues nada, lo publico aquí para que ustedes lo disfruten, juzguen y para que conozcais grupos y músicos andaluces de primera de los que los gurús "del rock de calidad" no quieren hablar. 


Primero una introducción y luego las conversaciones con los grupos:

No ha sido fácil escribir este artículo sobre el rock subterráneo andaluz. Uno de los motivos es precisamente que está escondido. Hay buenos músicos, algunos le ponen muchas ganas, pero el rock comparado con otras actividades está en decadencia. Ojo, no en creatividad, pero sí y muy claramente en relevancia social.
Se hace complicado diferenciar entre posibles escenas o escalafones. Un ejemplo: un grupo de amigos del instituto puede atraer más público que un grupo semi-profesional.
Las diferencias sin embargo son obvias, pero hay que buscarlas en el enfoque y la intención artística. No es lo mismo un grupo de chavales tocando versiones que un grupo que escenifique performances inspiradas en rituales neolíticos. Y no hablo de “calidad” como criterio.

Vivimos un momento muy contradictorio; en los últimos diez años en Andalucía se está haciendo música increíble, motivadora y que escapa a los clichés del rock sin renunciar a su lenguaje. Pero lamentablemente esos grupos y esas músicas no están llegando más allá de un escena muy limitada y casi oculta.

Gran parte de ese aluvión de creatividad ha venido y sigue llegando desde Sevilla. Pero también hay “micro-escenas” en Granada, Algeciras y Almería. Muchos de los grupos comparten miembros, origen o una camaredería dentro de su “rareza”. Solo estoy nombrando por encima algunas de estas pequeñas escenas. No tengo lazos personales con ninguna...incluso me harto de ver siempre los mismos nombres...

Esos grupos se han ganado ya que los frikis del rock, cuanto más raro mejor, nos fijemos en ellos. Sin duda alguna. Pero mi intención con este artículo es excavar lo que hay bajo el “underground oficial”, grupos y escenas que están “por descubrir”.

Los grupos con los que he hablado son una muestra mínima. No podía ni pretendía ser de otra forma. La idea tampoco es promocionar a esas bandas, sino narrar un poco como es ser un grupo "under the underground". He ignorado conscientemente a grupos que han demostrado poco compañerismo, falta de ética profesional o que se dedican al "turismo-rock": gente que no tienen un compromiso fuerte con hacer música.

¿Por qué "under the underground"? Entiendo que hay un escalafón de rock subterráneo que si bien es amateur y tiene las mismas dificultades que otros, cuenta con apoyo de algunos medios especializados, son grupos con una imagen prestigiosa y que están en la pomada.
Es algo oficioso; publicaciones en papel o internet que están establecidas, algunas con su buen capital detrás, obedecen la voz de quien les paga y curiosamente, acaban hablando de (casi) los mismos grupos y promotores. Unos lo hacen por dinero o amiguismo, otros solo copian contenidos para interesar a su nicho de mercado: público que ya está predispuesto hacía determinados artistas.

He buscado testimonios de grupos actuales, con algo de experiencia, personalidad propia y buena ética de trabajo. Punto adicional es que el grupo siga los principios DIY y de autogestión, pero no ha sido un criterio decisivo.
Sobre todo he querido contar historias de grupos, de rock, reales. Con su cutrez, malos rollos, decepciones, putadas y sus pequeños grandes logros.

No ha sido fácil entre otras cosas porque muchos grupos tienen un discurso grandilocuente y evasivo. Entienden su música como cosa desligada de la realidad. Para el público usan un lenguaje lleno de tópicos vacíos. Pero si eres amigo suyo, en confianza te cuentan las mismas putadas que ya conoces: ese garito que los estafó, músicos que les dejan tirados, llegan tarde o ponen pegas a todo, el promotor que pasó de ellos, falta de público, etc, etc.

Uno de mis propósitos es buscar una respuesta a por qué en Andalucía no hemos logrado un circuito de rock subterráneo real y vivo. Hay algo parecido a un circuito, una escena, pero es demasiado pequeño para que los grupos aguanten.
La vida media de un grupo es de unos cinco años, con muchos esfuerzos y poca actividad. Lo sano sería que un grupo amateur con ganas de pasar a mayores, toque al menos una vez al mes y vayan a verlos cincuenta personas al menos...eso no está pasando ni de coña.

martes, 10 de noviembre de 2015

Lo que dijo Harvey Keitel en Pulp Fiction...

De eso van el Ruta66, TheWire, Maximun rock&roll, Radio 3, Rock de lux y los que aspiran a parecerse.

Cuando empiezo a leer o escuchar algo de esos, es raro que llegue a la tercera linea o frase. No falla.

Textos engolados, farragosos, tópicos, palabras vacías, exageradas, comparaciones autómaticas de corta-pega, reseñas hipócritas, de encargo, para colegas...no falla.
Empiezo a leer y no llego a la tercera línea. Si el objetivo es "dar a conocer" ese grupo, pierden mi interés rápido.
Estos "críticos", o "conocedores", hablan más de sí mismos que de los músicos. A lo que dan importancia es a sus textos. El aspecto literario de lo que escriben, las formas, las palabras, las figuras, las "evocaciones". Y el resultado es que redactan escritos difíciles de seguir, pesados, nada originales (queda la sensación de que has leido lo mismo cien veces), que usan la música reseñada como excusa...¿y lo de dar a conocer el grupo? No creo que les importe una mierda.

La cosa funciona así: les llega un encargo. Si es pagado, normalmente la reseña o crítica será positiva o realzará lo positivo para tapar que el grupo es una mierda.
Si no es pagado, dependerá de quién lo pida: un amigo, algún contacto al que interesa tener contento...

Es lo mismo que en otras profesiones. Al cabo de poco, cualquiera ha pulido su técnica, sus rutinas y produce casi sin pensar.
Cada profesión tiene sus técnicas. Y en la de escribir profesionalmente, sirven para escribir de la forma que marcan las convenciones (imposiciones) editoriales-comerciales.
Nada que objetar, pero que no lo vendan como "vocación", "amor al arte", "honestidad" u "originalidad". Son mercenarios. Como todos. Y ya podrían hacerlo más fácil y ser de verdad honestos con los grupos. Ayudarlos y no dedicarse a auto-felaciones (estilísticas, me refiero) y felaciones (o puede que de las otras) en grupo.

escucha esto mejor:
https://soundcloud.com/vidaguerrilla/15-cazulas?in=vidaguerrilla%2Fsets%2Fsingles-septiembre-2015