viernes, 14 de agosto de 2015

domingo, 9 de agosto de 2015

Hasta los güevos del "rock funcionario"

Pues eso ¿Apto para toda la familia? ¿"Somos profesores y oficinistas en la vida real"? ¿15 años de conservatorio? ¿de verdad, rock?
De todos modos no es que merezcan consideración, más allá de notar lo vacíos que resultan.

Si quieres escuchar algo real, legítimo y que busca la esencia:
- Nanjo Asahito
- Munehiro Narita
- Keiji Haino
- Makoto Kawabata
- Black Flag
- Al Cisneros
- Jr Kimbrough
- RL Burnside
- Diego el del Gastor
- Gong
- Hawkwind
- Spacemen 3
- Supongo que Sunn O))) en algunos momentos
- Carob lickers
- Neil Young
- Rev. Gary Davis
- Corey Harris
- Muddy Waters

Solo con esta lista hay para décadas.




Las escenas 1

Toqué en varios grupos de "indie-rock" en los 90. En un par de grupos punk a principios-mediados de los 2000. Luego estuve varios años en uno de "garage". Y más recientemente me he relacionado con la "escena stoner-doom".
Vaya por delante que todas esas definiciones me resultan una idiotez...y que si hay clichés o "normas" para ser identificado con esos "estilos", ninguno de mis grupos los cumplía fielmente.
Pero valen para hablar de clichés y etiquetas y de las impresiones que he sacado al relacionarme con gente que se autodefine como miembros de una escena.
Pienso que no es lo mismo que "tribus urbanas", aunque coincidan varias cosas. La idea de tribu urbana me parece anterior a la de escena. Lo de tribu urbana parece muy gastado ya. Sin embargo "formar parte de la escena tal o cual" es una idea que proviene de USA, no está tan extendido aquí; suelen ser colectivos pequeños repartidos por todo el país, sobre todo en las ciudades más grandes o con universidades potentes.

He salido escaldado de todas las "escenas" con las que me he relacionado. El indie de los noventa nos pilló muy inexpertos. Los bonitos ideales de autogestión, libertad creativa y subversión del punk se olvidaron hace tiempo. La escena garagera es un coñazo elitista de cojones. En serio, insoportable, incoherente, obsesionados por las apariencias, todos los grupos iguales. Cosas que también se pueden decir del stoner y el doom, donde la falta de imaginación y el borreguismo son casi de record.
De siempre ha habido una tendencia consumista-elitista muy chunga entre los grupos, casi peor en los amateurs. De manera que si no tienes un equipo de marca reconocida, muchos "músicos" y "técnicos de sonido" con los que coincidas pensarán que no puedes sonar bien. Simplemente, te aplicarán sus prejuicios y no será sencillo bregar con ellos. Eso se da hoy en casi cualquier escena.
Continuará.