lunes, 5 de enero de 2015

¿Propósito de año nuevo?

La crítica a los grupos, escenas y situaciones que me parecen artificiales y negativas ha sido uno de los objetivos de este blog. Y personalmente me ha servido para descargar rabia. Me parece una razón legítima ya que hay mucha autocensura y corrección impuesta que coartan la verdadera crítica. Pero mire usted por donde, cada vez me siento más distante a todo eso de "la escena".

Sí, me jode que "la escena rockera" de Málaga sea un batiburrillo de grupos sin intenciones, borregos, para pasar el rato y tan metidos en los valores consumistas. Pero no tengo nada que ver con todo eso. De hecho nunca he estado muy metido, siempre he ido a mi bola.
Por más años que pasan la cosa no mejora, va a peor. En parte tiene una explicación social: la media de edad de los más activos está entre 20 y 35 años. Son de clase media acomodada, han sido niños muy mimados desde pequeños. Han tenido y tienen de todo desde siempre. Crecieron en ambientes permisivos y relajados. La mayoría tienen trabajos precarios, a tiempo parcial o están en el paro pero no les falta de nada porque los padres les ayudan. La música les encanta pero no salen de lo mainstream, desprecian cualquier música que no encaja con sus ideas preconcebidas.
Lo verdadero y sano es que haya más variedad y equilibrio. Que la calidad y fuerza de la música malagueña se midiera en la cantidad-variedad de conciertos, grupos y locales y no porque haya un par de sitios, con mucho sesgo exclusivo y por los eventos del ayuntamiento, derroche de dinero público y donde solo tocan los enchufaos.
Muchos aficionados a la música en directo en Málaga capital piensan que la escena está interesante por sitios como el Velvet (con sus mutaciones y cambios de nombre). Una sala céntrica, con apariencia "guay". El sitio para los que se ven más "enterados" y desean destacar de "la masa".
Los grupos pagan para tocar allí. No me parece mal. Eso sí, las tarifas son irreales con respecto a lo que mueve cualquier grupo pequeño. Uno de los resultados es que solo tocan allí grupos que pueden pagar.

¿Que en otras ocasiones se juntan dos - tres grupos, comparten gastos y encima lo petan? sí, pero que curioso que todos sean tan parecidos y cumplan con el perfil social que dije arriba...y si tan buenos son y tanto interés despiertan ¿por qué no tocan más? ¿por qué no se aventuran fuera del área urbana? ¿por qué cuando tocan solos no va ni el apuntador? ¿por qué no cobran en la mayoría de bolos que hacen?
Esos pequeños éxitos localizados y puntuales son la excepción que confirma la regla. No hay una escena potente porque 3 o 6 grupos se junten una noche y monten un festivalillo en el que todos a la vez son público y músicos. Ya me contará usted que escena es y que opciones tienen esos grupos si solo cubren costes en el mejor de los casos y no generan nada para reinvertir y autogestionarse.

Y cuando estaba pensando en todo esto, puse un youtube de uno de esos conciertos...y dije pa mi ¿qué mierda es esto? En serio, esa sensación de estar perdiendo el tiempo mísera y tontamente...no veía ni escuchaba nada que me interesase lo más mínimo.
Reconocí a algunos tipos con los que toqué hace 5 o 6 años...y tenían la misma actitud, hacían lo mismo, decían lo mismo, sonaban igual...aburrición! En estos años yo he descubierto un "universo" de músicas que desconocía y que hoy son la razón de que siga tocando. He experimentado muchas formas distintas de tocar, tanto como el que se cambia de camisa...pero esa gente parecían congelados en el tiempo. Incluso su apariencia...claro, con más años encima, ahora parecen señores de mediana edad disfrazados de niños americanos en un videoclip imaginario...