sábado, 28 de julio de 2012

Salir de la crisis (del rocanrol)

Mientras cocino mis lentejas, una entrada que acaba con un silencio de varios meses en los que he estado más ocupado grabando.
Vivo en un valle de unos 1000 kms cuadrados, con aproximadamente un millón de habitantes, si se cuenta el área metropolitana de la capital. En pocas palabras, es una área relativamente pequeña y densamente poblada.
Eso debería ser bueno para la escena musical y artística, pero no es así. Aparentemente hay muchos grupos, músicos y otros artistas. Pero voy a destacar dos problemas: la falta de originalidad de la mayoría y la desidía de casi todos. Grupos de versiones y bandas tributo deben ser un 20-25% del total.
Los artistas originales son la mayoría. Los más siguen patrones de música estándar; mismos patrones rítmicos, mismas tonalidades, mismo enfoque, letras tópicas. Para explicarlo fácil: siguen esquemas de grupos "famosos" totalmente asimilados por la cultura establecida.
Hay un pequeñísimo porcentaje de grupos originales que hacen música algo diferente: sus modelos y patrones siguen a grupos considerados alternativos o underground. No creo que sean más de un 6% del total de grupos malagueños.
Aquí he llegado donde quería: esos son los grupos que me interesan. En total no serán más de 10 grupos en toda la provincia. Seguramente me esté perdiendo a algunos que desconozca, pero eso es consecuencia directa del otro problema: desidia. Los músicos malagueños aún no han entendido que su actividad depende de ellos solos, nadie va a ponerles la sopa boba por delante. Están aún en la mentalidad de hace años, donde los ayuntamientos favorecían siempre a los mismos músicos enchufados. Ya no sale tanto dinero público, ahora si son músicos de verdad, tienen que demostrarlo.
Vuelvo a esos diez grupos que siguen patrones alternativos. En realidad no cambia mucho respecto a los que siguen patrones estándar; solo el modelo que siguen. El enfoque artístico, los modos musicales siguen siendo estándar pero "minoritarios" (llámalos underground, alternativos, como quieras).
Este es un debate viejo y manido en el rock: igual de malo puede ser un grupo mainstream que uno underground. Y digo malo en ambos sentidos: de ética de trabajo y de calidad músical. Para mi es inseparable. No puedo seguir a un grupo que no tenga una buena ética de trabajo y unos principios artísticos sólidos. No sigo a grupos que son copias rebajadas de otros. No sigo a músicos que putean a otros músicos. No sigo a grupos que les importa una mierda la creatividad y que solo están en la música por la juerga, las niñas o el dinero fácil (cuando lo había).
Con todo esto claro, no es extraño que apenas pise un concierto últimamente. De los pocos que se hacen y me interesan los grupos, no voy a la mayoría por alguno de los motivos anteriores.
Hace poco se celebró un concierto cuyo cartel me sorprendió para bien. Pero al saber quien era el promotor, pasé de ir. El promotor es un fantasma, un tipo que si hablas 5 minutos con él, trata de quedar por encima y vive en su propio mundo de fantasía. Me jode porque sospecho que es buen tipo en el fondo, pero señores músicos/promotores/dueños: no tienen sentido los delirios de grandeza. Son ustedes músicos locales con poca repercusión. Se hacen poquísimos conciertos, sus locales están a una paso de la ruina.
Más conciertos, más diversión, más hacer escena y compartir entre grupos, más moverse y menos ponerse medallitas.

P.D. Una vez digeridas las lentejas, añado dos notas:

- El rock y más aún, el considerado alternativo, es una opción cultural muy "residual" en Málaga. Pero claro, este blog se llama guerrillarocanrol.
- La relevancia social del rock como expresión cultural ha bajado drásticamente desde que no hay programas de televisión especializados o los emiten irregularmente y en horarios intempestivos. Al menos en España.
Y una de regalo: no voy a conciertos como el que he mencionado porque me gusta la música, no que vengan a tocarme los huevos o engordarle los huevos a cuatro gilipollas...ya me jode que algunos músicos representen un papel de divos en el escenario. Pero que sigan haciendo el papel normalmente, eso es de psiquiatrico.