martes, 15 de febrero de 2011

Chupando del frasko carrasko

No pensaba escribir sobre lo de hoy, peeeeeeroo...Hace unos años publicitaba todos los conciertos que montaba. Tras un par de años el balance era negativo: la publicidad no solo no había atraido más gente a los bolos sino que otros grupos la usaron para "ir detrás" a los mismos bares, ofreciéndose por menos dinero, diciendo ser nuestros amigos (sin serlo) o aprovechando para hablar mal de nosotros interesadamente. Algunos casos fueron surrealistas: gente que nos echó de bolos (pa meterse ellos) o gente a los que prácticamente no conocía presentándose en algunos bares como "mis primos". Me enteré porque muchos de esos bares o eventos no hacían conciertos con otros "promotores" o eran únicos. Para que se vea más claro refiero un caso: un bar que tras una mala experiencia con un grupo (el grupo les estafó) decidió no hacer más conciertos. Yo lo desconocía, así que fui para proponerles un concierto y me explicaron que ya no hacían y por qué. Con paciencia (y trabajo) les convencí y estuvimos colaborando dos o tres años hasta que el bar cambió de manos. En ese tiempo organicé montón de conciertos allí y salvo un par de grupos amigos del dueño, fui el único promotor de esa sala. De hecho el dueño solo quería trabajar conmigo. Valga la inmodestia, he abierto muchas brechas por las que se ha colado bastante gente. Grupos que no habían salido del local de ensayo antes de conocerme o gente que ni se conocía entre sí. Incluso algún grupo famosete actualmente, pero no diré nombres hasta el día de las copas de más. Si hay algo de lo que me arrepienta hoy, es de haber propiciado algunos de esos contactos porque años y años después me siguen dando problemas.
Luego está el doble juego de algunos. Hay gente que lleva años aprovechándose del trabajo que hago. Hubo algunos que llegaron a copiar mis listas de correo (cuando hace años los mandaba abiertamente creyendo que esa información sería respetada por ser personal). Uno de los "copiotas" es director de un conocido programa de radio en Málaga capital...doble juego decía: gente que no me saluda si me ve por la calle, pero que día sí, día también, me pregunta si les meto en un concierto. 
No iba a escribir de esto decía, pero hace poco he comprobado un par de casos de unos señoritos que van hablando mal de mi o mis grupos con la intención de que no toquemos en algunos bares. Gente que a la vez está en contacto con amigos míos para que les busquen bolos o les promocionen. 
Hoy ya he hecho una limpieza de agenda y entre varios "solo conocidos", he descartado también (por desgracia) a un amigo que consideraba leal. Un ascazo.